El volumen de operaciones de la hipoteca inversa alcanzó los 918 millones de euros en 2009

El volumen de operaciones de la hipoteca inversa alcanzó los 918 millones de euros en 2009

La comercialización de la hipoteca inversa crece, pero no lo suficiente. ¿La causa? La falta de motivación del mercado financiero español para comercializar este producto. ¿La solución? Demostrar que este tipo de préstamo complementa la falta de liquidez a la que se enfrentan muchos mayores para acceder a servicios que les garanticen una madurez digna.

Estas son, básicamente, las principales conclusiones del estudio que ha realizado la consultora Óptima Mayores -el segundo que publica de estas características-. Un informe en el que, además, se detalla que el año pasado se suscribieron cerca de 2.700 hipotecas inversas, lo que generó un volumen de operaciones de cerca de 918 millones de euros. Ambas cifras supoenen un incremento del 8% y del 10,7%, respectivamente, en comparación con las de 2007, ejercicio al que hace referencia el primer balance que presentó la compañía. Sin embargo, el crecimiento de las operaciones con estos créditos se encuentra todavía lejos del 20% que estimaron, entonces, diversos analistas financieros.

Las conclusiones de este estudio se sustentan en sondeos que Óptima Mayores ha realizado a las 20 entidades financieras que comercializan este producto en España. “Hay un número muy limitado de compañías que realmente respaldan la hipoteca inversa con sus departamentos de riesgos, mediante procedimientos concretos de tramitación y las que lo hacen, facilitan poca información al cliente”, asegura Ángel Rodríguez-Carreño, consejero delegado de Óptima Mayores. De hecho, a lo largo del 2009, han desaparecido del mercado las ofertas de Caja Duero y Caja Navarra, que ocupaban puestos relevantes en el primer ranking que elaboró la consultora.