Hipoteca Inversa: Un préstamo especial para mayores

Hipoteca Inversa: Un préstamo especial para mayores

En España se da la extraña circunstancia de que hay más de 7,8 millones de personas mayores de 65 años, lo que supone un porcentaje de población superior al 17%, con unas de las pensiones públicas más bajas de Europa, y sin embargo, un porcentaje de ellos muy bajo, apenas ha planificado su jubilación a través de planes de pensiones privados. De hecho, para el 89% de ellos, la pensión pública es su principal fuente de ingresos tras la jubilación. De ahí que se produzca un bajón en el nivel de calidad de vida de la mayoría de los mayores pasados los 65 años.

Además, llegados a esta edad, la posibilidad de obtener financiación se complica, pues las entidades ponen muchas trabas y condicionantes que hacen el acceso al crédito muy complicado.

Sin embargo, existe en España desde hace relativamente poco un producto especialmente indicado para que las personas mayores puedan complementar su pensión y mejorar así su calidad de vida: la hipoteca inversa. A diferencia de otros países, en los que este producto está totalmente normalizado (en Reino Unido lleva desde 1965), en España apenas se conoce, y existe una gran confusión entre aquellos que han oído alguna vez algo al respecto.

La hipoteca inversa es un préstamo especial para mayores, en concreto para mayores de 65 años, que tengan vivienda en propiedad, pues ésta se emplea como garantía (no se pierde la propiedad de la misma). Precisamente en España, el 87% de los mayores de 65 tienen vivienda propia, por lo que el acceso a este producto financiero es mucho más fácil (y asequible) que a otras fuentes para obtener liquidez.

Afortunadamente, la hipoteca inversa va ganando popularidad (durante 2010 se hicieron 2.991 operaciones en España, un 10,7% más que el año anterior), por lo que cada año son más las personas que acceden a estos de préstamos para mayores.