La hipoteca inversa como parte de la planificación financiera

4 octubre, 2016

Como cada final de año, estamos a punto de presenciar una gran campaña, tanto publicitaria como a nivel de comunicación, de todas las compañías aseguradoras orientada a convencernos de la necesidad de ahorrar a través de sus planes de pensiones como mejor solución para garantizarnos una jubilación digna.

Es evidente que el actual Sistema Público de Pensiones es insostenible por la evolución demográfica esperada en España, pero no es menos evidente que con los salarios  y los tipos de interés actuales es prácticamente imposible conseguir una pensión digna a través de un plan de pensiones privado alternativo.

¿Cómo va a ahorrar un joven de 30 años si el salario medio son 1.600 euros brutos al mes? No es suficiente para pagar a la Seguridad Social, pagar la hipoteca o el alquiler, y además hacer aportaciones a un plan de pensiones. Además, la bajísima rentabilidad de la renta fija hace poco atractivo el ahorro a través de estos instrumentos.

Según datos de Inverso, hay en la actualidad 103.000 millones de euros acumulados en el total de planes de pensiones, cifra claramente insuficiente para complementar las pensiones en el futuro. Este dato contrasta con el ahorro que los españoles acumulan en otro tipo de activo y que sin embargo se pasa por alto tanto por la mayoría del sector asegurador como por el financiero. Solo los mayores de 65 años acumulan 644.000 millones de euros en vivienda, seis veces más de lo acumulado en el total de planes de pensiones.

Parece evidente pensar entonces que si logramos desarrollar un mercado de alternativas que permitan convertir ese ahorro en una fuente de liquidez para los mayores, podríamos aliviar en gran medida el problema al que nos enfrentamos. La hipoteca inversa se erige como la mejor alternativa para conseguirlo, ya que permite obtener liquidez con la garantía de la vivienda, permitiendo a sus propieatarios seguir viviendo en ella, y sin perder la propiedad de la misma. Se trata de una solución inmediata y que además no costaría dinero al Estado.

La hipoteca inversa debe entrar a formar parte de la planificación financiera de cada persona, lo que aportaría además otro argumento a favor de comprar vivienda frente al alquiler.

Los comentarios están cerrados.